martes, 8 de febrero de 2011

FILOSOFÍA. PREJUICIOS SOBRE LA FILOSOFÍA.

Seguramente habrás escuchado alguna vez (a tus compañeros que estudian bachillerato, a algunos de tus amigos, en tu casa...) ciertos tópicos populares y prejuicios que acumula la filosofía. Esbocemos algunos de ellos:

Ø  Los filósofos son despistados, tal vez porque viven en un mundo diferente al de la realidad. Como ejemplo, es frecuente referirse al suceso -verdadero o inventado- acaecido a Tales de Mileto, el primer filósofo reconocido de la historia: por mirar al cielo para descubrir el origen de todas las cosas no vio el brocal de un pozo y cayó dentro de él. A remolque de esa imagen popular, se percibe al filósofo como un tipo extravagante, de hábitos y discurso raros, y con un algo de locura inofensiva en su conducta.

Ø  La filosofía sirve para ‘comerse el coco’, en expresión habitual delos jóvenes actuales. Según esta concepción, las cosas en sí mismas -es decir, la realidad o la naturaleza- son sencillas, pero el filósofo se obstina en darle la vuelta a esas mismas cosas para hacerlas irreconocibles, complicando de paso la existencia a las ‘personas normales’.

Ø  La filosofía no sirve para nada práctico y, además, es ininteligible para el común de los mortales. De esa manera, se zanja la ardua cuestión de intentar comprender el significado de los enunciados filosóficos para formarse un juicio propio y coherente sobre el conjunto de teorías que constituyen a la filosofía como disciplina del saber. Al fin y al cabo, los jóvenes que cursan el bachillerato deben estudiar filosofía porque alguien chapado a la antigua -no se dice nunca quién- ha decidido introducir en los planes de estudio una materia inútil y, además, difícil.


1.    ¿Qué piensas tú de esos tópicos? ¿Tienen algo de verdad o no son más que imágenes o ideas superficiales construidas por aquellos que no saben nada de filosofía?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada